Las técnicas de esterilización quirúrgicas deben ser considerados como métodos irreversibles, aunque en algunos casos pueda repermeabilizarse la trompa o el deferente gracias a las técnicas de microcirugía. El índice de arrepentimientos tras una esterilización oscila según diferentes estudios entre un 1 a un 5% de los casos y es más frecuente en pacientes mal informadas, jóvenes, con pareja inestable o cuando el procedimiento se realiza en el postparto.
Tanto la esterilización en la mujer como en el hombre tienen un índice de fracasos debidos a repermeabilizaciones espontáneas y que oscilan alrededor del 1 por mil.

 

Esterilización tubárica, ligadura de trompas

Existen diferentes técnicas y procedimientos pero todos van encaminados a obstruir o seccionar las trompas de Falopio para impedir la fecundación (el encuentro entre el óvulo y el espermatozoide). Las cuatro técnicas fundamentales son:

Efectividad: 0,1% de fallos.
Inconvenientes: Habitualmente requieren de anestesia general. Las complicaciones de cualquier intervención quirúrgica.

 

La vasectomía, ligadura de deferentes

Consite en la relización, generalmente con anestesia local, de una pequeña incisión en ambos testículos para cortar y ligar los conductos deferentes que son los encargados de transportar los espermatozoides durante la eyaculación hasta el exterior. La principal ventaja de este método es que no requiere hospitalización al ser realizado con anestesia local.

Efectividad: 0,1% de fallos.
Inconvenientes: Requiere un tiempo para que la efectividad sea total . Las complicaciones de cualquier intervención quirúrgica.

Gineweb.com

[Naturales] [Barrera] [Hormonales] [Planificación]