La contracepción hormonal, es el método anticonceptivo reversible más popular utilizado en la actualidad en el mundo occidental. Su eficacia, la continua investigación con la aparición de preparados cada vez con dosis más ajustadas y componentes de última generación cuya tolerancia es mejor y disminuyen la aparición de efectos indeseados, hacen que gocen de una elevada aceptación entre las usuarias.

Fundamentalmente existen dos formas de administración: la oral (píldora) y la de depósito (inyectables, implantes, anillo vaginal y parches). El problema de los inyectables es el mal control de ciclo con aparición de trastornos en un elevado número de casos con reglas irregulares, perdidas más o menos continuadas, atrasos etc., todo lo cual hace que su aceptación sea baja; su ventaja la comodidad de administración en una sola dosis mensual.

Anticonceptivos orales, "la píldora"

Están compuestos por estrógenos y gestágenos (las dos hormonas femeninas) y su acción es la inhibición de la ovulación. Existen diferentes tipos de preparados:

También existen preparados a base sólo de gestágenos que tienen algunas ventajas sobre los combinados (pueden tomarse durante la lactancia y en general tiene menos contraindicaciones) pero poseen también inconvenientes como el mal control del ciclo (los trastornos menstrual son muy frecuentes).

Cuando se inicia la toma por primera vez, deberá comenzarse el primer día de la regla. Se tomará un comprimido diario durante 21 días (o 22 en algunos preparados), descansando 7 días (o 6) entre un envase y el siguiente. En esa semana de descanso aparecerá la regla. Existen también preparados con 28 comprimidos en los que la toma es continua, sin los 7 días de descanso. Se recomienda hacer la toma durante la misma fase del día (bien al acostarse, bien con el desayuno etc.), para que sea con un intervalo más o menos constante de 24 horas. No es raro que el primer mes de tratamiento se pueda presentar alguna pequeña pérdida o manchado intermenstrual que en el segundo ciclo deberá haberse resuelto.

Los anticonceptivos orales, son eficaces desde el primer ciclo, incluyendo los siete días de descanso. En caso de olvido de una toma, si han transcurrido menos de 24 horas, deberás ingerir lo antes posible el comprimido olvidado y continuar la pauta normal. Si han pasado 24 horas del olvido, elimina ese comprimido, continúa con el ciclo pero toma alguna medida de precaución (método de barrera) ya que la eficacia puede haber disminuido.

Efectividad: 0,1-1% de fallos.
Contraindicaciones:

Disminuyen la eficacia contraceptiva: Algunos antibióticos, anticonvulsivantes, antiinflamatorios y algunos sedantes.

Anticonceptivos postcoitales, "la píldora del día siguiente"

Debe reservarse como método de emergencia tras un coito no protegido o fallo de un método de barrera (rotura de preservativo). No debe utilizarse como método habitual de planificación familiar dado su relativamente elevado índice de fracasos (en comparación con la píldora o el DIU) y sus efectos secundarios con trastorno menstrual. Su mecanismo de acción consiste en impedir la concepción bien al interferir en la fertilización, bien al impedir la implantación de un óvulo ya fecundado. Si la toma se realiza pasadas las 72 horas y la anidación ya se hubiera producido, no tendrá efecto alguno.
Existen varias pautas y preparados pero el método de Yuzpe era el más habitual hasta hace poco tiempo y consistía en la toma de dos comprimidos de un anticonceptivo de dosis alta de estrógenos, cada 12 horas repartidos en dos tomas, dentro de las 72 horas del coito e idealmente en las primeras 24 horas.
Actualmente tenemos a disposición en las Farmacias unos preparados específicos como píldora del día después a base sólo de gestágenos por lo que presentan bastantes menos efectos secundarios que la combinada; constan de una píldora de levonorgestrel que debe tomarse en dosis única antes de las 72 horas del coito no protegido.

Efectividad:
1-2% de fallos.
Inconvenientes: Aparición de trastornos digestivos (vómitos), cefaleas, trastorno del ciclo.

Implante de liberación hormonal

De muy alta eficacia anticonceptiva, consta de una varilla de 40 mm de largo por 2 mm de diámetro cargada con un gestágeno (etonogestrel) que se implanta debajo de la piel (subdérmico) siendo la duración anticonceptiva de 3 años por cada unidad. Es eficaz desde el primer día de inserción recuperándose la fertilidad a las 3 semanas de su extracción.
La efectividad es extraordinariamente elevada con tasas descritas de embarazos entre el 0 y el 0,07% siendo una verdadera alternativa a un método quirúrgico irreversible. Los principales "inconvenientes" son lo engorroso de su colocación y extracción y la alteración de la menstruación en más de la mitad de las usuarias presentándose un patrón de sangrado prácticamente impredecible.


Anillo anticonceptivo vaginal

Es un anillo de plástico flexible de 5,4 cm de diámetro exterior que libera las hormonas contenidas en su núcleo siendo absorbidas por la vagina. Se coloca muy fácilmente por la propia usuaria empujándolo al interior de la vagina donde debe permanecer durante tres semanas extrayéndose a continuación una semana (descanso) en la cual aparecerá la regla; seguidamente se coloca un anillo nuevo comenzando otro ciclo de 3 semanas de uso y una de descanso y así sucesivamente. Su mecanismo de acción es el mismo que el de la píldora siendo la eficacia también similar. Es un método muy bien tolerado a nivel local y a nivel general ( no molesta en la vagina ni durante las relaciones sexuales, buen control del ciclo, efecto neutro sobre el peso y comodidad de uso). Dada su elevada eficacia y buena tolerancia, es un método a tener en cuenta como alternativa a los anticonceptivos orales.

 

Parche anticonceptivo

Consiste en un parche de aplicación semanal sobre piel sana, limpia y sin vello (nalgas, abdomen...) con liberación y absorción transdérmica del preparado hormonal. Cada ciclo consta de tres parches y una semana de descanso donde se presentará la regla. El mecanismo de acción y la eficacia son similares a la píldora. Dentro de las ventajas podemos destacar la comodidad de administración (la humedad y el ejercicio no afectan la adhesión del parche), las bajas dosis con nulo efecto sobre el peso corporal, el buen control del ciclo y la no influencia de los vómitos y diarreas en la absorción hormonal. Al igual que el anillo vaginal es un método a tener en cuenta como alternativa a los anteriores.

 

Gineweb.com

[Naturales] [Barrera] [Quirúrgicos] [Planificación]