La consulta prenatal tiene por finalidad cuidar del estado de salud de la madre y el de su hijo. Es conveniente que en cuanto sospeches que estás embarazada acudas a la consulta de tu médico. Más adelante debes asistir a las consultas programadas de forma periódica, aunque te encuentres bien. De esta forma es posible conocer si el embarazo evoluciona con normalidad, valorar si perteneces a algún grupo de riesgo, programar los análisis y exploraciones, recibir a su debido tiempo las recomendaciones oportunas y, en algunos casos, informar sobre la posibilidad de realizar el diagnóstico prenatal de determinados trastornos congénitos. Hay que tener en cuenta que alrededor del 3% de los fetos nacen con alguna anomalía, y que el estado actual de las técnicas diagnósticas (algunas de las cuales tienen un cierto riesgo de complicaciones), no pueden descubrir el 100% de los defectos congénitos.

 

Alimentación

Durante el embarazo la alimentación debe ser completa y variada para conservar tu salud y la de tu hijo. A lo largo del embarazo el peso aumentará entre 9 y 13 kilos. Es recomendable:

Alcohol, tabaco y drogas

Durante el embarazo debes evitar las bebidas alcohólicas y el consumo de otras drogas por ser perjudiciales para ti y especialmente para tu hijo. Igualmente resulta nocivo para el feto el consumo de tabaco, por lo cual deberás dejar de fumar.

Medicamentos y radiaciones

Como norma general debes evitar tomar cualquier tipo de medicamentos durante el embarazo, a menos que haya sido aconsejado por tu médico. La exposición a radiaciones (rayos X) puede ser peligrosa para tu hijo, por lo que solamente deberán realizarse las radiografías estrictamente necesarias y autorizadas por el especialista.

 

Higiene, vestido y calzado

Trabajo

Durante el embarazo puedes desarrollar tu trabajo habitual, siempre que no cause una fatiga excesiva, hasta el octavo mes de gestación; a partir de este momento debes reducir la actividad física, siendo recomendable el descanso laboral en las últimas semanas de gestación. No es aconsejable que en el trabajo manejes productos tóxicos o estés expuesta a radiaciones.

Deportes

Durante el embarazo la mujer sana tiene una tolerancia menor al esfuerzo físico. Es conveniente realizar un ejercicio físico moderado, aconsejándose los paseos, la natación y los ejercicios aprendidos en los cursos de educación maternal. No se recomienda la práctica de deportes violentos, la competición o que produzcan fatiga.

Viajes

Los viajes en general no están contraindicados. No es aconsejable realizar viajes a lugares con escasos servicios sanitarios. Hacia el final de la gestación se deben evitar viajes largos. No están contraindicados los viajes en avión.

Relaciones sexuales

Si el embarazo cursa con normalidad no es necesario modificar o interrumpir los hábitos sexuales, siempre y cuando no resulten molestos para ti. Cuando el vientre comienza a crecer, el coito en la postura clásica puede resultarte incómodo; si es así, puedes adoptar posiciones que te sean más cómodas.

Debes evitar las relaciones sexuales cuando exista hemorragia o pérdida de sangre por los genitales, amenaza de parto prematuro o rotura de la bolsa de las aguas. Se recomienda evitar las relaciones sexuales en las 3 últimas semanas del embarazo.

Cambios esperados en tu organismo

Aunque el embarazo es una etapa normal de tu vida, podrás apreciar diversos cambios:

Prevención de enfermedades infecciosas

Existen algunas infecciones que cuando afectan a la madre durante el embarazo pueden ser peligrosas para el feto. Es recomendable evitar todos los mecanismos posibles de contagio:

Cursos de educación maternal

Es una actividad que se propone para que la pareja pueda vivir activamente y colaborar en el embarazo y parto de su hijo. Con la información dada en los cursos se intenta disminuir el miedo al parto, explicar el desarrollo del embarazo, el parto y los métodos de vigilancia y la atención al recién nacido. Por otra parte, se enseña de forma práctica a relajarse, y a realizar la respiración adecuada en cada momento del parto para ayudar a la evolución del mismo.

Cuando debes acudir a la Consulta

Además de las consultas periódicas recomendadas, debes poner en conocimiento de tu médico cualquier anomalía, especialmente:

Cuando debes acudir al Hospital

Deberás acudir inmediatamente a tu médico, a la Clínica o al Hospital si observas:

 

Cuando debe sospecharse que comienza el parto

Deberás acudir al Hospital por posible inicio de parto si presentas:

Lactancia materna

La lactancia materna se considera la mejor y más segura alimentación para tu hijo. Debe iniciarse cuanto antes después del parto, y durante la misma, la mujer debe aumentar ligeramente la ingesta de líquidos y calorías, sobre todo a base de leche. La mujer que lacta debe seguir absteniéndose de fumar y tomar alcohol y cualquier droga o medicamento que no haya sido indicado por el médico, ya que prácticamente todos pasan a la leche y pueden perjudicar a tu hijo. La lactancia materna no se puede considerar un método anticonceptivo.

Puerperio

Durante el puerperio ( los primeros 40 días después del parto), te debes abstener de practicar el coito. Cuida tus mamas lavando las manos y los pezones antes y después de cada toma del niño. Finalizado este periodo deberás ponerte en contacto con tu médico con el fin de practicar una revisión y recibir la información adecuada sobre planificación familiar y cuidados pertinentes.

Gineweb.com